Raza y etnicidad

“Raza” y “origen étnico” son términos complejos y a menudo se usan indistintamente. Estos términos se separaron inicialmente para designar “raza” como una cualidad biológica y “origen étnico” como un fenómeno cultural. Esta distinción es similar a los esfuerzos para distinguir el sexo y el género. Pero a diferencia de “sexo” y “género”, sin embargo, hay poco acuerdo sobre las distinciones fundamentales entre raza y origen étnico.

Definición de Raza

La raza es una poderosa categoría social forjada históricamente a través de la opresión, la esclavitud y la conquista. La mayoría de los genetistas coinciden en que las taxonomías raciales a nivel del ADN no son válidas. Las diferencias genéticas dentro de cualquier grupo racial designado, a menudo son mayores que las diferencias entre los grupos raciales. La mayoría de los marcadores genéticos no difieren de manera suficiente por raza para ser útiles en la investigación médica (Duster, 2009; Cosmides, 2003).

La raza como una categoría social

Los seres humanos varían notablemente en riqueza, exposición a toxinas ambientales y en acceso a la medicina. Estos factores pueden crear disparidades en la salud. Krieger (2000) describe las diferencias que resultan de la discriminación racial como “expresiones biológicas de las relaciones raciales.” Los afroamericanos, por ejemplo, tienen mayores tasas de mortalidad que otros grupos raciales, en 8 de las 10 principales causas de muerte en los EE.UU. (Race, Ethnicity, and Genetics Working Group, 2005). Aunque estas diferencias pueden explicarse en parte por la clase social, no son reducibles a las diferencias de clase.

Racismo científico

El Instituto Nacional de Medicina de EE.UU. ha señalado que “históricamente, los estudios sobre la raza, la etnia, la edad, la nacionalidad, la religión y el sexo a veces han dado lugar a prácticas discriminatorias” (Wizemann y Pardue, 2001). De la misma manera que se utilizó la ciencia basada en la “diferencia sexual inherente” a lo largo de los siglos XVIII y XIX para justificar la exclusión de las mujeres de la ciencia y otras profesiones, y para negar a las mujeres los derechos de ciudadanía, la ciencia basada en “la diferencia racial inherente” ha sido utilizada para justificar la subordinación continuada de las razas no blancas (Russett, 1989; Schiebinger, 1993). Se llevó a cabo mucha investigación en el siglo XIX para mostrar que las diferencias en la estructura cerebral entre los blancos y los negros reflejaban la menor evolución de los pueblos no blancos (Tucker, 1996). Los debates en el siglo XX sobre el cociente intelectual (CI)  y la estructura del cerebro desempeñaron un papel similar (Gould, 1996).

Definición de la herencia geográfica

Los biólogos Marcus Feldman y Richard Lewontin escriben que la diferencia genética de 0,1%  entre los humanos se puede remontar a las regiones geográficas ancestrales divergentes. La anemia de células falciformes, por ejemplo, debe tenerse en cuenta en conexión no con la raza sino con la ascendencia geográfica. La enfermedad de células falciformes surgió donde la malaria es o era prevalente, incluida el África subsahariana, el Mediterráneo, y el subcontinente indio. Así, el conocimiento de la ascendencia biogeográfica puede ayudar a la medicina en el diagnóstico médico (Koenig et al., 2008)

Definición de origen étnico

El origen étnico denota grupos, tales como la etnia irlandesa, la fiyi, la sioux, etc., que comparten un linaje, un idioma o una cultura basados en una identidad común. A menudo se basa en la religión, las creencias y costumbres, así como en la memoria de la migración o la colonización (Cornell y Hartmann, 2007). En el análisis científico, puede ser importante distinguir, aunque sea una distinción pequeña, entre raza y origen étnico. La antropóloga biológica Fatimah Jackson (2003) proporciona un ejemplo pertinente de prácticas culturales que se malinterpretaron como diferencias biológicas. Grupos microétnicos que viven en el delta del Mississippi, escribe, utilizan el sasafrás en la cocina tradicional. El sasafrás aumenta la susceptibilidad al cáncer de páncreas. Si no se desagregan cuidadosamente los rasgos culturales y biológicos, se podría interpretar esa incidencia geográfica del cáncer de páncreas en relación con un rasgo genético o racial cuando, de hecho, la enfermedad se debe a las prácticas culturales -en este caso, los hábitos culinarios compartidos.

Directrices actuales de la Unión Europea

1. La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia recomienda a los Estados miembros que “recojan, de acuerdo con las leyes, reglamentos y recomendaciones europeas sobre la protección de datos y la protección de la vida privada, siempre y cuando proceda, datos que ayuden a determinar y evaluar la situación y experiencias de los grupos que son particularmente vulnerables al racismo, la xenofobia, el antisemitismo y la intolerancia “(CERI, 1998, véase también Simon, 2007)

2. El Artículo 8 de la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo exige que los estados miembros “prohíban el tratamiento de datos personales que revelen el origen racial o étnico, las opiniones políticas, las convicciones religiosas o filosóficas, [o] la pertenencia a sindicatos, y el tratamiento de los datos relativos a la salud o a la vida sexual “, sujeto a ciertas excepciones, incluyendo los fines científicos, sanitarios y de investigación médica. Cuando se recogen estos datos, la Directiva obliga a “garantías apropiadas y específicas a fin de proteger los derechos fundamentales y la intimidad de las personas” (Parlamento Europeo, 1995).

Directrices Actuales de los  Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos

El NIH requiere que la raza y el origen étnico se incluyan como variables en la investigación médica en un esfuerzo para garantizar la salud y el bienestar de todos los estadounidenses. El NIH requiere que:

1. “Los miembros de grupos minoritarios y sus subpoblaciones se incluyan en todas las investigaciones apoyadas por el NIH.” NIH Revitalization Act of 1993, Public Law 103-43, Subtitle B—Clinical Research Equity Regarding Women and Minorities

2. Los investigadores clasifiquen a los sujetos de estudio en dos categorías étnicas (hispanas o latinas y no hispanas o latinas) y cinco categorías raciales (india americana o nativa de Alaska, asiática, negra o afroamericana, nativa hawaiana o de otras islas del Pacífico y blanca.) 2001 NIH Policy on Reporting Race and Ethnicity Data

Estas directrices especifican que los equipos de investigación deben confiar en la auto-identificación de los sujetos para recoger datos sobre la raza y el origen étnico, y que a los encuestados/as se les debe ofrecer la oportunidad de seleccionar más de una designación racial. Estas directrices insisten en que “las categorías en esta clasificación son construcciones socio-políticas y no deben ser interpretadas como antropológicas por naturaleza.”

Problemas con el análisis de raza y origen étnico en la investigación

1. Las directrices del NIH permiten a los pacientes seleccionar más de una “designación racial”; aproximadamente 1 de cada 5 estadounidenses se identifica como multirracial, aumentando la dificultad de hacer una clara distinción en la investigación.

2. Definir los grupos étnicos puede implicar una mayor homogeneidad entre los pueblos de la que existe. Por ejemplo, el organismo gubernamental Estadísticas de los Países Bajos (CBS) distingue entre dos categorías de inmigrantes (allochtonen): aquellos con antecedentes occidentales y aquellos con antecedentes no-occidentales. La categoría no occidental incluye a personas de regiones tan diversas como África, América Latina y Asia (Oficina Centrall vorr de Statistiek, 2011).

3. Las subpoblaciones étnicas y raciales relevantes en países europeos específicos o en los EE.UU a menudo no tienen relevancia a nivel mundial.

4. Enfatizar la raza resta importancia a las causas socioeconómicas y ambientales en las disparidades en salud. Los EE.UU. no recopila estadísticas de salud basadas en:

a. los factores socioeconómicos, como el nivel de educación, los recursos económicos, o los efectos sobre la salud de la discriminación sistemática; o

b. factores ambientales, como la calidad de la vivienda o la exposición a toxinas.

Bibliografía

Centrall Bureau vorr de Statistiek (CBS). (2011). Allochtoon. http://www.cbs.nl/nl-NL/menu/methoden/toelichtingen/alfabet/a/allochtoon.htm.

Cornell, S., & Hartmann, D. (2007). Ethnicity and Race: Making Identities in a Changing World. Thousand Oaks: Pine Forge Press.

Cosmides, L., Tooby, J., & Kurzban, R. (2003). Perceptions of Race. TRENDS in Cognitive Science, 4 (7), 173-179.

Duster, T. (2009). Debating Reality and Relevance. Science, 324 (5931), 1144-145.

European Commission against Racism and Intolerance (ECRI). (1998). ECRI General Policy Recommendation Number 4 on National Surveys on the Experience and Perception of Discrimination and Racism from the Point of View of Potential Victims. Strasbourg: Council of Europe.

European Parliment. (1995). Directive 95/46/EC of the European Parliament and of the Council of 24 October 1995 on the Protection of Individuals with Regard to the Processing of Personal Data and on the Free Movement of Such Data. Official Journal of the European Communities, L281, 31.

Feldman, M. & Lewontin, R. (2008). Race, Ancestry, and Medicine. In Revisiting Race in a Genomic Age. Ed. B. Koenig, Sandra S., S. Richardson. (Eds.) New Brunswick:  Rutgers University Press, 2008, 89-101.

Gould, S. J. (1996). The Mismeasure of Man. New York: Norton.

Jackson, F. (2003). Ethnogenetic Layering: A Novel Approach to Determining Environmental Health Risks Among Children from Three U.S. Regions. Journal of Children’s Health, 1 (3), 369–386.

Koenig, B., Lee, S., Richardson, S. (Eds.) (2008) Revisiting Race in a Genomic Age. New Brunswick:  Rutgers University Press.

Krieger, N. (2000). Refiguring “Race”: Epidemiology, Racialized Biology, and Biological Expressions of Race Relations. International Journal of Health Services, 1 (30), 211-216.

Pardue, M., & Wizemann, T. (Eds.) (2001). Exploring the Biological Contributions to Human Health: Does Sex Matter? Washington D.C.: National Academy Press.

Race, Ethnicity, and Genetics Working Group. (2005). The Use of Racial, Ethnic, and AncestralCategories in Human Genetics Research. American Journal of Human Genetics, 77, 519-532.

Russett, C.E. (1989). Sexual Science: The Victorian Construction of Womanhood. Cambridge: Harvard University Press.

Schiebinger, L. (2004). Nature’s Body: Gender in the Making of Modern Science. New Brunswick: Rutgers University Press.

Simon, P. (2007). “Ethnic” Statistics and Data Protection in the Council of Europe Countries. Strasbourg: Council of Europe.

Tucker, W. (1996). The Science and Politics of Racial Research. Champaign: University of Illinois Press.