Género

Género- un proceso sociocultural -se refiere a las actitudes culturales y sociales que en su conjunto moldean y conforman los comportamientos “masculinos” y “femeninos”, productos, tecnologías, entornos y conocimientos. Lo “femenino” y lo “masculino”, describen los comportamientos en un continuo de identidades y comportamientos de género. El género no coincide necesariamente con el sexo.

Antecedentes

El término género se introdujo a finales de los años 60 para rechazar el determinismo biológico que conecta la biología con rígidas expectativas y roles sexuales. “Género” se usa para distinguir los factores socioculturales que determinan los comportamientos y actitudes de los factores biológicos relacionados con el sexo (véase Términos: Sexo y Sexo y Género son términos distintos). Los comportamientos y las actitudes de género son aprendidas; no son ni fijos ni universales. Las normas de género, las relaciones de género y las identidades de género están en constante proceso de cambio. Cambian dependiendo de la época histórica, la cultura, y el lugar, tales como la década de los 50 en comparación con la década de 2010, España frente a Alemania, zonas urbanas versus rurales. El género también difiere dependiendo de contextos sociales específicos, como en el trabajo frente al hogar. Las identidades de género interactúan con otras identidades, como la etnia o la clase (ver Analizar los factores que interactúan con el sexo y género).

Cómo funciona el Género

Los seres humanos funcionan en sociedades grandes y complejas a través de conductas aprendidas. La manera en la que hablamos, nuestros gestos, las cosas que usamos y nuestros comportamientos, todo, es señal de lo que somos y establece reglas para la interacción. El género es un aspecto de este conjunto de comportamientos y actitudes. Como tal, el género puede ser un aspecto importante de la investigación y el diseño (véase: Análisis de género, Reconsiderando las prioridades y resultados de la investigación, Formulando las preguntas de la investigación, Reconsiderar conceptos y teorías, Construyendo los procesos de innovación, Diseñando la investigación en salud y biomedicina, Reconsiderando los estándares y modelos de referencia, y Reconsiderando el lenguaje y las representaciones visuales).

1. Las normas de género se refieren a las actitudes sociales acerca de aquellos comportamientos, preferencias, productos, profesiones o conocimientos que son apropiados para hombres y mujeres. Las normas de género influyen en el desarrollo de productos y tecnologías (véase el estudio de caso: Explorando mercados para las tecnologías de apoyo a los mayores, Traducción automática, Tecnologías del habla, y Videojuegos)

  • Las normas de género se basan en los estereotipos de género y los refuerzan. Los estereotipos de género son creencias ampliamente compartidas e idealizadas sobre los hombres y las mujeres, las feminidades y las masculinidades, etc.
  • Las normas y conductas de género se crean a través de las instituciones sociales (como la familia, la escuela, los lugares de trabajo, laboratorios, universidades o consejos de administración) y a través de productos culturales más amplios (tales como libros de texto, literatura, películas y videojuegos -ver Reconsiderando el lenguaje y las representaciones visuales).

2. Las relaciones de género se refieren a las observaciones empíricas de los roles reales que mujeres y hombres asumen y cómo interactúan en una determinada cultura o contexto- social – como en el hogar, en el laboratorio o en el equipo de diseño.

  • Las divisiones sociales del trabajo son un aspecto importante de las relaciones de género, donde las mujeres y los hombres se concentran en diferentes tipos de actividades (remuneradas o no). Una consecuencia de esta segregación de género es que las ocupaciones o disciplinas particulares quedan “marcadas” simbólicamente con la (presunta) identidad de género del grupo numéricamente dominante: por ejemplo, la enfermería es considerada como una profesión “femenina”, la ingeniería como una “masculina” (Faulkner , 2009).
  • Las mujeres y los hombres que trabajan con roles altamente segregados adquieren diferentes tipos de conocimientos o experiencias, que podrían resultar útiles para acceder a las innovaciones de género (véase Investigación y diseño participativos, véase también Estudio de caso: Infraestructuras hidráulicas).
  • Las relaciones de género también pueden llegar a incorporarse en los productos o en el propio hábitat, como los sistemas de transporte (ver Reconsiderando el lenguaje y las representaciones visuales, véase también el Estudio de caso: Transporte público).

3. Las identidades de género se refieren a cómo los individuos y los grupos se perciben y se presentan así mismos, y cómo son percibidos por otros (Schiebinger, 1999). Las identidades de género son específicas de cada contexto. Cualquier individuo participa en múltiples feminidades y masculinidades (consciente o inconscientemente), dependiendo del contexto particular. Por ejemplo, un hombre dirigiendo una reunión de laboratorio puede utilizar habilidades identificadas como de liderazgo masculino, pero puede emplear cualidades identificadas como más femeninas al ayudar a su hijo con las matemáticas. Debe tenerse en cuenta que:

  • Las identidades de género pueden influir en la investigación (véase: Análisis de género).
  • Transexualidad, Transgénero, y la no conformidad de género son términos que describen “la expresión de las características de género, incluyendo las identidades que no están estereotípicamente asociadas con el propio sexo asignado al nacer.” Estas formas de expresión son comunes y por lo general no son tratadas clínicamente (WPATH, 2011). Sin embargo, los prejuicios contra las personas no conformes con su género pueden ser dañinos (Meyer, 2003).
  • La Disforia de Género o Variación de Género es “el malestar o la angustia que es causada por una discrepancia entre la identidad de género de una persona y su sexo asignado al nacer (el rol de género asociado y / o las características primarias y secundarias del sexo)” (WPATH, 2011 ; DSM, 2013). Existen variaciones de género a lo largo de un continuo de identidades de género, y los individuos pueden o no buscar tratamiento (Fausto-Sterling, 2012).
Problemas a evitar cuando analizamos el Género

Se pueden presentar problemas si el equipo de investigación asume que:

  • Todas las mujeres como grupo o todos los hombres como grupo (sus actitudes, preferencias, necesidades, comportamientos, y conocimientos) son iguales.
  • Las mujeres y los hombres son diferentes
  • Las diferencias observadas entre mujeres y hombres son solamente biológicas en origen
  • Las diferencias observadas entre mujeres y hombres se dan en todas las culturas.
Bibliografía

American Psychiatric Association (APA). (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition, Text Revision (DSM-IV-TR). Arlington: APA.

Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM), 5th edition (2013).

Faulkner, W. (2009). Doing Gender in Engineering Workplace Cultures: Part I — Observations from the Field. Engineering Studies, 1 (1) 3-18.

Fausto-Sterling, A. (2000). The Five Sexes, Revisited. The Sciences, 40 (4), 18-23.

Fausto-Sterling, A. (2012). The Dynamic Development of Gender Variability. Journal of Homosexuality, 59, 398-421.

Kessler, S. (1990). The Medical Construction of Gender: Case Management of Intersexed Infants. Signs: Journal of Women in Culture and Society. 16 (1), 3-25.

Schiebinger, L. (1999). Has Feminism Changed Science? Cambridge: Harvard University Press

World Health Organization (WHO). (1990). International Classification of Diseases and Related Health Problems (ICD)—10th Revision. Geneva: WHO.

World Professional Association for Transgender Health (WPATH). (2011). Standards of Care for the Health of Transsexual, Transgender, and Gender-Nonconforming People. Minneapolis: WPATH.