Feminidades y masculinidades

“Feminidades” y “masculinidades” son términos que describen las identidades de género (ver Género). Describen las categorías socio-culturales en el lenguaje cotidiano; estos términos se usan de manera diferente en la biología (véase abajo). Debido a que las feminidades y masculinidades son identidades de género, están determinadas por procesos socio-culturales, no por la  biología (y no deben ser reducidos a esa esencia). Las feminidades y masculinidades son plurales y dinámicas; cambian con la cultura y con los individuos.

Puntos a tener en cuenta:

  • En el lenguaje cotidiano, feminidades y masculinidades no se asignan al sexo biológico. En cualquier cultura, ciertos comportamientos o prácticas pueden ser ampliamente reconocidos como “femeninos” o “masculinos”, con independencia de si son adoptados por mujeres o por hombres. Feminidades y masculinidades no son descriptores de la orientación sexual.
  • Las feminidades y masculinidades son plurales -hay muchas formas de feminidad y muchas formas de masculinidad. Lo que se define como femenino o masculino difiere según la región, la religión, la clase, la cultura nacional, y otros factores sociales. Cómo se valoran las feminidades y las masculinidades difiere culturalmente.
  • Cualquier persona -hombre o mujer- asume muchas formas de feminidad y masculinidad, que adopta (consciente o inconscientemente) dependiendo del contexto, las expectativas de los otros, la etapa de la vida y así sucesivamente. Un hombre puede dedicarse a lo que a menudo se estereotipa como actividades “femeninas”, como cuidar a un padre enfermo.
  • Las nociones culturales de comportamientos “femeninos” y “masculinos” se forman en parte por las observaciones acerca de lo que hacen mujeres y hombres. Este tipo de “marca de género” tiende a desalentar a mujeres o a hombres a desarrollar ocupaciones “no acordes con el género” (Faulkner, 2009).
  • Las feminidades y masculinidades son aprendidas. Hay mensajes acerca de los comportamientos “femeninos” y “masculinos” implantados en la publicidad, los medios de comunicación, noticias, materiales educativos, etc. Estos mensajes están presentes en una gran variedad de entornos, desde el hogar hasta el lugar de trabajo o los espacios públicos.

Nota sobre biología: Aunque los términos “femenino” y “masculino” son términos de género (categorías socio-culturales) en el uso cotidiano, implican diferentes significados en la biología. La masculinización se refiere al desarrollo de la morfología específica de los machos, como los conductos de Wolff y estructuras reproductivas masculinas. La feminización se refiere al desarrollo de la morfología específica de las hembras, tales como los conductos de Müller y las estructuras reproductoras femeninas. Para llegar a ser una hembra reproductivamente funcional, por ejemplo, se requiere de igual manera la feminización y la  desmasculinización, y viceversa para los machos (Uhlenhaut et al., 2009).

Bibliografía

Faulkner, W. (2009). Doing Gender in Engineering Workplace Cultures: Part II—Gender In/Authenticity and the In/Visibility Paradox. Engineering Studies, 1 (3), 169-189.

Uhlenhaut, N., Jakob, S., Anlag, K., Eisenberger, T., Sekido, R., Kress, J., Treier, A., Klugmann, C., Klasen, C., Holter, N., Riethmacher, D., Schütz, G., Cooney, A., Lovell-Badge, R., & Treier, M. (2009). Somatic Sex Reprogramming of Adult Ovaries to Testes by FOXL2 Ablation. Cell, 139 (6), 1130-1142.