Resumen del caso 

El reto:

Integrar el análisis de género en los procesos de diseño arquitectónico y planificación urbana puede garantizar que los edificios y las ciudades sirvan así a las necesidades de todos los habitantes: mujeres y hombres de diferentes edades, con diferentes configuraciones de familia, patrones de empleo, nivel socioeconómico y cargas de trabajo de cuidado (Sánchez de Madariaga et al., 2013).

Método: analizar el género

Analizar el género en el diseño arquitectónico y urbano puede contribuir a la construcción de viviendas y barrios que cubran mejor las necesidades diarias de la gente, al integrar todas las cuestiones relacionadas con los cuidados -el cuidado de los niños y niñas, las personas mayores, y personas con discapacidad- en el diseño de la investigación.

Innovaciones de género:

Integrar las experiencias de género en el diseño y evaluación de viviendas -lo que ya está en marcha, especialmente en Europa- mejorará las condiciones de vida de sus habitantes, especialmente las de los padres y madres, niños/as y personas mayores.

Las viviendas y barrios sensibles al género mejorarán la movilidad peatonal y el uso del espacio por parte de mujeres y hombres de diferentes edades, con diferentes cargas de cuidado y habilidades físicas.

Caso completo

El reto:

Urbanistas, arquitectos/as e investigadores/as de diversos campos han demostrado que los roles de género y la división sexual del trabajo generan diferentes necesidades respecto al entorno construido. Estas diferencias aparecen a diversas escalas -edificios, barrios, ciudades y regiones- y en los diferentes ámbitos de la construcción de la ciudad, como la vivienda, los equipamientos públicos, el transporte, las calles y espacios abiertos, el empleo y comercio a pequeña escala (Sánchez de Madariaga, 2004). El análisis de género del espacio ha identificado de qué manera los entornos urbanos pueden reproducir las normas de género y no atender las necesidades de mujeres y hombres por igual (Spain, 2002; Hayden, 2005). La negación generalizada de los supuestos de género en la arquitectura y el urbanismo fomenta la desigualdad en el acceso a los espacios urbanos. Si bien este estudio de caso aborda el diseño urbano en los países de rentas altas, aspectos tales como la seguridad en el espacio público o el acceso al agua, la energía, el transporte y el saneamiento básico se consideran prioritarias en los países en desarrollo (Jarvis, 2009; Reeves et al. , 2012).

Innovación de género1: integrando el conocimiento experto de género en el diseño y evaluación de viviendas y barrios

En 2009 y 2010, Viena fue calificada como una de las ciudades con la “mejor calidad de vida en el mundo” (Irschik et al., 2013). El análisis de género ha contribuido a esta excelencia: En las últimas dos décadas, el conocimiento experto de género ha sido completamente integrado en la planificación urbana de Viena (Booth et al., 2001):

1991 Dos urbanistas vienesas describen los aspectos de género en el diseño urbano a través de la exposición, “De quién es el espacio público – La vida cotidiana de las mujeres en la ciudad.”

1992 El Ayuntamiento de Viena creó la Oficina de la Mujer.

1998 La Oficina de Urbanismo de la Ciudad crea la Oficina de Coordinación para el Urbanismo y Construcción Orientados a las Exigencias de la Vida Diaria y las Necesidades Específicas de las Mujeres.

2002 Viena designó  el Mariahilf, distrito 6 de Viena, un “distrito piloto” para la incorporación de la dimensión de género, una zona de pruebas donde el análisis de género se convirtió en una parte integral de la planificación urbana (Bauer, 2009; Kail et al, 2006 y 2007.).

2010 Expertas en género fueron trasladadas directamente desde la Oficina de Coordinación a equipos del área de “Urbanismo, Obras Públicas y Edificación.” Este paso final supuso la incorporación de expertas en género de manera estable en la toma de decisiones sobre temas relevantes para la Ciudad de Viena.

– Método: repensar prioridades y resultados

La Unión Europea dio prioridad a la transversalización de género en 1996 y financió sesenta proyectos en red en un esfuerzo por desarrollar el análisis de género en la planificación urbana (Horelli et al, 2000;. Roberts, 2013). Las personas responsables de las políticas y los fondos que hacen del análisis de género un requisito para recibir financiación generan la posibilidad latente de que los criterios específicos de género se integren en la planificación de viviendas y barrios.

– Método: análizar el género

La relación entre el lugar, el espacio y el género es compleja e implica una serie de pasos:

1. Evaluar prácticas urbanísticas pasadas: Los investigadores/as han reconocido que el diseño urbano ha carecido por regla general de la perspectiva de género, y que se ha mostrado “ciego” a las diferencias entre los distintos grupos -mujeres y hombres, personas que utilizan diferentes formas de transporte y que realizan diferentes tipos de trabajo, etc. Por ejemplo, el diseño a menudo se ha centrado en las necesidades de las personas formalmente empleadas que “habitan en el medio como consumidoras […] esperando que las zonas residenciales cumplan una única función y juzgándolas por su valor recreativo y de ocio.” Este planteamiento pasa por alto las necesidades de las mujeres y los hombres que se encargan de las tareas del hogar, el cuidado de los niños/as y personas mayores, etc, así como las propias necesidades de los “niños/as, adolescentes, y personas de la tercera edad” (MOST-I, 2003; Ullmann, 2013).

2. Incorporar el análisis de género en el diseño (como aparece arriba en la Innovación de Género 1).

3. Análizar usuarios/as y servicios: Quienes diseñan las ciudades pueden anlizar el modo en que diversos grupos de población utilizan el espacio en relación con el trabajo remunerado, la vida y el trabajo domésticos, las relaciones sociales, las prácticas culturales y el ocio. También pueden analizar cuáles son las necesidades de diferentes grupos sociales como habitantes de una vivienda y las necesidades de las personas que dan servicio a estas viviendas, como por ejemplo las personas vinculadas a los servicios de limpieza o mantenimiento.

4. Conseguir la opinión del usuario/a: Mediante técnicas de investigación participativa, los/as urbanistas pueden preguntar a los usuarios/as sobre su experiencia diaria. Para la investigación pueden usarse varios metodologías, tales como las encuestas, las entrevistas o la observación.

5. Evaluación y planificación (como se indica arriba en la Innovación de Género 1).

El ejemplo de Viena está siendo adoptado por otras ciudades europeas (Borbíró, 2011). Este estudio de caso pone de relieve sólo algunos de los diseños a nivel mundial que han incorporado el análisis de género en el diseño y la evaluación de las ciudades:

  1. A nivel regional, el proyecto Central European Urban Spaces (UrbSpace), financiado por los Fondos de Desarrollo Regional de la UE, tiene como objetivo mejorar las zonas urbanas de ocho países de Europa Central (Eslovaquia, República Checa, Polonia, Hungría, Austria, Eslovenia, Alemania e Italia), a través de la renovación de los espacios públicos urbanos, como parques y plazas (Rebstock et al., 2011). UrbSpace utiliza una estrategia para integrar “la perspectiva de género en todas las etapas del proceso de la política urbanística -diseño, ejecución, seguimiento y evaluación (Scioneri et al., 2009). Con este fin, el análisis de género se utiliza como herramienta adicional para contribuir a otros objetivos tales como la sostenibilidad medioambiental, la participación pública en la planificación, la seguridad en los espacios urbanos, y la accesibilidad (Stiles, 2010). Para ver un resumen de los aspectos a tener en cuenta, ver la Lista de Verificación para el Diseño y Planificación Urbana.
  2. A nivel nacional, el British Royal Town Planning Institute (RTPI) ha elaborado un manual para promover la incorporación de la perspectiva de género (Greed, 2005 y 2006). El manual es una herramienta tanto para la recopilación de información (por ejemplo, la recogida de datos desagregados por sexo en relación con el acceso a la vivienda, el modo de transporte o las prioridades) como para la planificación (por ejemplo, la creación de proyectos de crecimiento urbano que den respuesta a una diversidad de usuarios/as) (RTPI, 2007; Reeves, 2003 y 2005).

El análisis de género se ha convertido en una parte importante de la fase de planificación, y los presupuestos con perspectiva de género se utilizan para evaluar su progreso (Scioneri et al., 2009).

Innovación de Género 2: Diseño de Viviendas y Barrios con Perspectiva de Género

Cuando los/as urbanistas incorporar el análisis de género surgen proyectos que coordinan el diseño de viviendas, de parques y del transporte con el fin de mejorar la calidad de la vida diaria. Entre lasas innovaciones en este campo se incluyen:

– Viviendas que facilitan el cuidado de la infancia y las personas mayores:

Algunos/as urbanistas han identificado que el modo tradicional de diseñar las ciudades separando las zonas residenciales de las comerciales genera grandes distancias entre los hogares, los comercios, las escuelas, etc. Estas distancias suponen un estrés significativo para las personas que combinan la doble responsabilidad de un empleo y el cuidado doméstico  (Sánchez de Madariaga, 2013). Además, este tipo de diseño suele convertir al vehículo en el modo de transporte más práctico, creando desafíos  para el  medioambiente (Blumenberg, 2004) Ver el Estudio de Caso: Cambio Climático. Frente a esto, se propone un diseño de la ciudad que integre en las zonas residenciales equipamientos a escala de barrio para el cuidado de niños y mayores, comercios para abastecer las necesidades del día a día y, a menudo, servicios sanitarios de atención primaria.

El conjunto residencial Frauen-Werk-Stadt I (FWS-I) de Viena, obra de la arquitecta y profesora Franziska Ullmann, contiene 359 unidades residenciales con equipamientos para el cuidado de los niños/as.  Este planteamiento minimiza la distancia que los padres y madres deben recorrer para llevar a sus hijos/as a la guardería y supone una mejora tanto para los padres y madres que trabajan como para el medioambiente, pues reduce al mínimo los desplazamientos.

El proyecto Frauen-Werk-Stadt I

Además, el diseño del FWS-I facilita el cuidado de los niños/as al generar vistas directas desde espacios interiores de trabajo (como las cocinas) hacia las zonas recreativas, permitiendo a los padres y madres controlar mejor a sus hijos/as. En este sentido, es también importante las salas de almacenamiento, a nivel de planta baja y bien iluminadas, para cochecitos de bebé, bicicletas y otros objetos voluminosos (Ullmann, 2013)- ver siguiente imagen.

FWS-I alberga también espacios comerciales en los propios bloques de viviendas, equipamientos médicos y una comisaría de policía. Poder resolver las necesidades cotidianas en las inmediaciones del hogar reduce todavía más la carga que suponen los desplazamientos para quienes se encargan del cuidado familiar (MOST-I, 2003). Esto forma parte del objetivo general de diseñar para “la escala de la vida cotidiana” (Ruiz Sánchez, 2013)

La planificación del transporte es también clave para el cuidado de mayores y niños/as. Estudios realizados en Viena detectaron que las amas de casa, las mujeres viudas, las personas de la tercera edad y los niños/as realizan la mayoría de sus desplazamientos a pie (Irschik, 2013). El diseño del viario en el Distrito Piloto con Perspectiva de Género en Viena propuso el ensanchamiento de las aceras para mejorar la movilidad de las personas que conducen cochecitos, usan sillas de ruedas o transportan cargas. También se mejoró la señalización de los cruces para dar mejor respuesta a la movilidad de los peatones (Schicker, 2008).

Móstoles Sur, un núcleo periférico de Madrid, está también proyectado para mejorar el acceso peatonal a los espacios públicos y la estación de metro con el objetivo de apoyar así a hombres y mujeres de “diferentes edades, trabajos y necesidades, […] y diferentes estructuras familiares” y “con independencia de si disponen o no de vehículo” (Ruiz Sánchez, 2013)

– Viviendas para el transcurso de la vida

Algunos/as urbanistas han desarrollado proyectos para diseñar ciudades que sirvan mejor a las personas en todas las etapas de la vida. El conjunto Frauen-Werk-Stadt II (FWS-II) cuenta con salas de juegos para niños/as pequeños/as, espacios comunitarios para adolescentes y puntos de encuentro para los mayores (Irschik, 2013). En el FWS-II se ofrece una “combinación de diferentes tipos de apartamentos” para fomentar “la convivencia intergeneracional”. Los “minilofts” de una sola habitación se adaptan a las necesidades de los/as jóvenes (“starters”) y cuentan con algunos diseños innovadores para aprovechar al máximo el reducido espacio –ver siguiente imagen.

Mini-lofts

Tanto el FWS-II como el In der Wiesen Generation Housing (otro proyecto de F. Ullmann en Viena) están diseñados como conjuntos mixtos que albergan también viviendas para personas de la tercera edad. Los cambios demográficos –en espacial el envejecimiento de la población- suponen un importante desafío para el urbanismo (Burton et al., 2006). La proporción entre hombres y mujeres difiere según el grupo de edad (Birch, 2011). La inclusión de diferentes tipos de apartamentos a precios distintos en un mismo edificio posibilita que las familias puedan tener a sus mayores en el mismo edificio, pero no en el mismo apartamento. Conforme los residentes se hacen mayores pueden contratar una asistencia adicional en su propia vivienda. Todo el edificio es accesible para personas con movilidad reducida. Los alféizares bajos en las ventanas permiten que las personas en silla de ruedas o en la cama puedan tener vistas sobre los espacios verdes y, si lo desean, participar en actividades cotidianas (Ullmann, 2013). El edificio In der Wiesen combina el uso residencial con varios tipos de espacios para oficinas, comercios y equipamientos, incluyendo servicios médicos.

Conclusiones y siguientes pasos

El ejemplo de Viena presentado en este estudio de caso pone de relieve cómo la integración del conocimiento experto de género en la planificación de la ciudad dio lugar a proyectos piloto, como los Frauen-Werk-Stadt I & II y In der Wiesen Generation Housing que consiguieron incorporar con éxito las tareas de cuidado y de la vida cotidiana en los proyectos específicos de vivienda y diseño de barrios. Estos proyectos pueden servir de modelo para la planificación urbanística a mayor escala.

Un siguiente paso consistirá en ir más allá de los proyectos piloto hasta alcanzar la plena integración del análisis de género en la planificación y elaboración de presupuestos a escala municipal, regional y nacional. También se necesita más investigación para entender cómo las estructuras urbanas interactúan con las relaciones de género, y cómo estas difieren en el tiempo y el espacio.

Bibliografía

Bauer, U.(2009). Gender Mainstreaming in Vienna: How the Gender Perspective Can Raise the Quality of Life in a Big City. Women and Gender Research, 18 (3-4), 64-72.

Birch, E. (2011). Design of Healthy Cities for Women. In Meleis, A., Birch, E., 7 Wachter, S. (Eds.), Women’s Health and the World’s Cities, pp. 73-92. Philadelphia: Pennsylvania University Press.

Blumenberg, E. (2004). En-Gendering Effective Planning: Spatial Mismatch, Low-Income Women, and Transportation Policy. Journal of the American Planning Association, 70 (3), 269-281.

Booth, C., & Gilroy, R. (2001). Gender-Aware Approaches to Local and Regional Development: Better-Practice Lessons from across Europe. Town Planning Review, 72 (2), 217-242.

Borbíró, F. (2011). “Dynamics of Gender Equality Institutions in Vienna: The Potential of a Feminist Neo-Institutionalist Explanation.” Paper Presented at the Sixth Annual European Consortium for Political Research (ECPR) Conference, Reykjavik.

Burton, E., & Mitchell, L. (2006). Inclusive Urban Design: Streets for Life. Oxford: Elsevier Architectural Press.

Greed, C. (2005). Making the Divided City Whole: Mainstreaming Gender into Planning in the United Kingdom. Tijdschrift voor Economische en Sociale Geografie, 97 (3), 267-280.

Greed, C. (2006). Institutional and Conceptual Barriers to the Adoption of Gender Mainstreaming Within Spatial Planning Departments in England. Planning Theory and Practice, 7(2), 179-197.

Hayden, D. (2005). What Would A Non-Sexist City Be Like? Speculations on Housing, Urban Design, and Human Work. In Fainstein, S., & Servon, L. (Eds.), Gender and Planning: A Reader, pp. 47-64. New Brunswick: Rutgers University Press.

Horelli, L., Booth, C. and Gilroy, R. (2000). The EuroFEM Toolkit for Mobilising Women into Local and Regional Development, Revised version. Helsinki: Helsinki University of Technology.

Irschik, E., & Kail, E. (2013). Vienna: Progress towards a Fair Shared City. In Sánchez de Madariaga, I., & Roberts, M. (Eds.), Fair Shared Cities: The Impact of Gender Planning in Europe, pp. 292-329. Ashgate, London.

Jarvis, H. and Kantor, P. (2009) Cities and Gender. London: Routledge.

Kail, E., & Prinz, C. (2006). Gender Mainstreaming (GM) Pilot District. Vienna: City of Vienna Municipal Directorate, City Planner’s Office.

Kail, E., & Irschik, E. (2007). Strategies for Action in Neighbourhood Mobility Design in Vienna – Gender Mainstreaming Pilot District Mariahilf. German Journal of Urban Studies, 46 (2).

Magistrat der Stadt Wien. (2012). Alltags- und Frauengerechter Wohnbau. www.wien.gv.at/stadtentwicklung/alltagundfrauen/wohnbau.html

MOST-I: Management of Social Transformations Phase I (2003). Frauen-Werk-Stadt – A Housing Project by and for Women in Vienna, Austria. Paris: United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization (UNESCO) MOST Clearing House Best Practices Database. www.unesco.org/most/westeu19.htm

Rebstock, M., Berding, J., Gather, M., Hudekova, Z., & Paulikova, M. (2011). Urban Spaces – Enhancing the Attractiveness and Quality of the Urban Environment: Work Package 5, Action 5.1.3, Methodology Plan for Good Planning and Designing of Urban Open Spaces. Erfurt: University of Applied Sciences, 17.

Reeves, D., Parfitt, B., & Archer, C. (2012). Gender and Urban Planning: Issues and Trends. Nairobi: United Nations Human Settlements Programme.

Reeves, D. (2003). Gender Equality and Plan Making: The Gender Mainstreaming Toolkit. London: Royal Town Planning Institute (RTPI).

Reeves, D. (2005). Planning for Diversity: Policy and Planning in a World of Difference. Abingdon: Routledge.

Roberts, M. (2013). Introduction: Concepts, Themes, and Issues in a Gendered Approach to Planning. In Sánchez de Madariaga, I., & Roberts, M. (Eds.), Fair Shared Cities: The Impact of Gender Planning in Europe, pp. 1-18. Ashgate, London.

Royal Town Planning Institute (RTPI). (2007). Gender and Spatial Planning: RTPI Good Practice Note Seven. London: RTPI.

RTPI. (2007). Gender and Spatial Planning: Good Practice Note 7. London: Royal Town Planning Institute.

Sánchez de Madariaga, Inés (2004). Urbanismo con perspectiva de género, Fondo Social Europeo- Junta de Andalucía, Sevilla.

Sánchez de Madariaga, Inés and Marion Roberts (Eds.) (2013). Fair Shared Cities. The Impact of Gender Planning in Europe. Ashgate, London.

United Nations (UN). (2010). The Millennium Development Goals Report. New York: UN Publications.

Scioneri, V., & Abluton, S. (2009). Urban Spaces – Enhancing the Attractiveness and Quality of the Urban Environment: Sub-Activity 3.2.3, Gender Aspects. Cuneo: Lamoro Agenziadi Sviluppo.

Stiles, R. (2010). Urban Spaces – Enhancing the Attractiveness and Quality of the Urban Environment: Joint Strategy Activity 3.3, A Guideline for Making Space. Vienna: University of Technology. /p>

Ullmann, F. (2013). Choreography of Life: Two Pilot Projects of Social Housing in Vienna. In Sánchez de Madariaga, I., & Roberts, M. (Eds.), Fair Shared Cities: The Impact of Gender Planning in Europe, pp. 415-433. Ashgate, London-New York.